Bruxismo

Que és.

El bruxismo o «tensión mandibular» es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes, sucede tanto por el día como por la noche siendo esta última la más difícil de controlar. Las personas que sufren de bruxismo aprietan los dientes superiores con los inferiores realizando una presión en la Articulación Temporo Mandibular (ATM) llegando a deslizar los dientes adelante y atrás o hacia los lados, de ahí ese típico “rechineo” nocturno.

El bruxismo afecta tanto a hombres como a mujeres por igual, estudios recientes apuntan entre el 10 – 20 % de la población reconocidos.

 

Causas.

Los especialistas apuntan al estrés como principal causa, aunque también pueden influir otros factores como la alimentación, hábitos del sueño, una dentadura desalineada, no poder relajarse, siendo diferentes las causas en cada persona.

 

Síntomas.

Al apretar los dientes se ejerce una presión sobre la estructura, toda la musculatura de la Articulación Temporo Mandibular y el tejido que recubre toda ésta, alterando la propia estructura de los dientes desgastándolos y alterando la propia articulación.

Los síntomas que ocasionan pueden ser:

Estrés, dolor de cabeza o de oídos, trastornos alimenticios, sensibilidad a los alimentos fríos/calientes, dolor o inflamación de la mandíbula.

 

Prevención.

No hay duda que la mayor prevención es el acudir a un profesional, tanto odontólogo realizando las revisiones dentales rutinarias como terapeuta manual ya sea Osteópata u otro terapeuta manual cualificado en la materia.

Primero hay que entender que la mandíbula no solo está formada de hueso y dientes, sino que también está formada por músculos y tendones que son los que hacen que se mueva la boca. Además de estos también intervienen muy directamente cráneo, cuello y cintura escapular, por ello la Articulación Temporo Mandibular (ATM) está siendo de gran interés por los odontólogos y especialistas maxilofaciales que últimamente están trabajando en conjunto con técnicas manuales como la Osteopatía, observado que al trabajar esta alteración en común se logra no solo que la persona aquejada de bruxismo se recupere antes sino que se aborda el problema desde su origen.

 

Tratamientos.

Desde el punto de vista Odontológico su labor es la reducción del dolor, la prevención del desgaste de las piezas dentales, los daños permanentes en la mandíbula y la disminución del rechinamiento por mediación de protectores bucales o férulas manteniendo la dentadura alineada.

Desde la Osteopatía, el objetivo será la de reestablecer el equilibrio ya sea muscular o articular teniendo en cuenta que la osteopatía no se centra en el propio problema y que cada persona es distinta, realizando primero el estudio osteopático correspondiente para luego tratarla individual y personalmente con los criterios que la osteopatía rige.

Deja un comentario